La Sentecia de Palencia logra el permiso de la lluvia

José María Díaz

9 de abril de 2022

El primero de los desfiles penitenciales de la capital palentina retrasa la salida 45 minutos y acorta el recorrido por temor a un nuevo aguacero.

Escoltado por dos integrantes de la Unidad Militar de Emergencias (UME), en agradecimiento por su labor durante los más duros meses de la pandemia, el paso de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia abrió el ciclo procesional de la Semana Santa de Palencia.

Se trata de la única talla que desfila a costal en la capital palentina y toda su procesión ofrece una singularidad de inspiración más andaluza que castellana que sirve de contrapunto para el resto de cortejos que se sucederán en los siguientes días. Con las exclamaciones de los costaleros en la ‘levantá’ y las eternidad de cada una de las ‘revirás’, el desfile de la Sentencia se convierte en uno de los más lentos de cuantos se viven en Palencia, pero también permite contemplar estampas muy diferentes a las del resto de las procesiones palentinas.

Pero para que se pudiese disfrutar de este primer desfile penitencial palentino hubo primero que mirar al cielo, y mucho. Rompía a llover momentos antes de la hora prevista para la salida y arreciaba por momentos. Se decidió un retraso inicial de media hora, para ver la evolución del tiempo y aún hubo de demorarse otros quince minutos más la salida. Finalmente, aunque todavía ‘chispeaba’, los cofrades de la Sentencia rompieron todas sus prevenciones y emprendieron el camino, aunque primó la prudencia y se decidió acortar el recorrido, eliminando toda la parte de subida por la calle Becerro de Bengoa, para encaminarse directamente a la capilla tras alcanzar los Cuatro Cantones. Más de una hora de recorte que a buen seguro fue agradecida por todos los penitentes, ya que la humedad y el frío comenzaban a colarse por las entretelas de abrigos y túnicas.

Acompañado por la banda de la Santísima Trinidad, Jesús de la Sentencia fue discurriendo con su ritmo pausado por las calles del centro de Palencia, en las que también se produjeron acontecimientos inusuales, como el intento de un vehículo en la calle Árbol del Paraíso de abandonar el garaje y circular a lo largo de toda la procesión. Tuvo la Policía Local que esforzarse para devolver el automóvil a su cochera.

También pudo verse junto a la Catedral cómo se despeñaba el estandarte de la Vera Cruz.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…