Agrarias implantará el grado de Gastronomía y aspira a Biotecnología Ambiental

El Norte de Castilla

10 de octubre de 2022

80 millones de euros en contratos de investigación y 46.000 alumnos reafirman el medio siglo de la escuela.Joaquín Navarro reitera el impacto socioeconómico que ha supuesto la escuela en Palencia, sobre todo en los últimos 20 años .

Ha pasado medio siglo desde que en 1972 se matricularan los primeros 12 alumnos de la entonces recién creada Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola. Las primeras clases se impartieron en lo que hoy es el Centro Cultural Provincial, en la Plaza de los Juzgados, y la primera promoción de graduados tuvo como madrina a la entonces Princesa Sofía en 1975. «Medio siglo en el que se han formado más de 46.000 estudiantes y los estudios han supuesto un impacto socioeconómico innegable en Palencia», asegura el director de la Escuela de Ingenierías Agrarias, Joaquín Navarro, que está preparando un programa de actividades para celebrar tan señalada efeméride a lo largo del curso.

Cincuenta años con sus altos y sus bajos, en los que se ha logrado consolidar la trayectoria de esta escuela, que se ha convertido en un referente internacional y que sigue mirando hacia el futuro apostando por nuevas titulaciones.

Es el caso del Grado de Gastronomía, que previsiblemente se implantará el próximo curso, un grado interuniversitario en el que participan las universidades de Valladolid, Burgos y León, aunque el grueso de la titulación se cursará en la Escuela de Agrarias de Palencia. «Creemos que este grado va a servir para dar mucha más visibilidad al campus palentino», augura la vicerrectora, Amalia Rodríguez, aunque antes habrá que hacer algunos cambios importantes en las instalaciones para acoger los estudios que previsiblemente arrancarán en el curso 2023-2024.

«Además estamos trabajando en un nuevo Grado de Biotecnología Agroalimentaria y Ambiental», avanza Joaquín Navarro. De hecho, ya se está elaborando la memoria de estos estudios con la intención de que se empiecen a impartir en el campus de Palencia en el curso 2024-2025, «si finalmente nos los conceden», apunta.

Una gran fiesta de bodas de oro en primavera y en San Isidro

La Escuela de Ingenierías Agrarias prepara una serie de actos con motivo de su cincuenta cumpleaños y con el doble objetivo de celebrar la implantación de los estudios en Palencia y visibilizar el impacto que tienen en la ciudad y la provincia. Así, se está trabajando en una Feria Agroalimentaria, Forestal, Ambiental y Enológica con las empresas que han nacido en el campus palentino, ya sea fundadas o gestionadas por alumnos, «para mostrar a la ciudad y la provincia lo que ha supuesto el recorrido de la escuela en estos 50 años y el impacto de estos estudios», explica el director de Agrarias, Joaquín Navarro. Para ello cuentan con la colaboración del Ayuntamiento, la Diputación de Palencia, el Parque Científico de la Uva y el vicerrectorado del Campus, y aunque la fecha dependerá en gran medida del calendario electoral, se barajan los meses de abril y mayo. También tienen previsto elaborar un audiovisual que resuma estos 50 años de docencia y que sea un testimonio fiel de lo que han sido estos cincuenta años, con entrevistas de fundadores, grupos de investigación, laboratorios. «Antes se escribían libros, ahora queremos aprovechar la tecnología para tener un documento audiovisual más fácil de mostrar al público».

Por otra parte, habrá un acto académico que coincidirá con la celebración de la fiesta de egresados en San Isidro y contará con los fundadores de la escuela, antiguos profesores, antiguas promociones, egresados y nuevos alumnos. Además, a lo largo del curso están previstas numerosas actividades para promocionar los estudios, como la Reunión Internacional de Innovación y Docencia en Ciencias de la Vida que coordina el catedrático Luis Manuel Navas; la Conferencia Internacional «Better Education for a Better World: Innovation in Higher Life Sciences Education for Sustainable Change», que se acaba de celebrar en septiembre; o las Jornadas Enológicas que se celebrarán en marzo de 2023 y servirán para conmemorar también los 25 años de los estudios de Enología.

También se ha previsto una exposición de libros forestales y documentos donados y la escuela estará muy presente en la exposición de Bosques y Climas que se podrá ver en el Museo de la Ciencia de Valladolid y que coordina la profesora Rosario Sierra.

De momento ya están cerrando el plan de estudios para el que cuentan con la participación del departamento de Ingeniería Química y Medioambiente de la UVA, «uno de los más exitosos en biotecnología ambiental». Pero además cuentan con el impulso que la Conferencia Internacional de Universidades Politécnicas del sur de Europa, en las que participa la Universidad de Valladolid para auspiciar la biotecnología agroalimentaria. «Esto pone en primera línea la necesidad de estos estudios de biotecnología agroalimentaria y ambiental, que prácticamente no existen en España, y nos va a dar mucho peso a la hora de solicitar el título», apunta Navarro. Si se consiguen superar con éxito todos los procesos de verificación internos y externos y finalmente se optara por el campus de Palencia, el grado podría arrancar en el curso 24-25. «Se trata de algo muy novedoso y estamos en una buena posición para conseguirlo», insiste Navarro.

Hacia ese horizonte futuro camina una escuela que puede situar su origen en 1892, con la creación de la Estación Ampelográfica y la granja agrícola donde se impartieron los primeros estudios de agricultura y enología, que han sido los pilares fundamentales de la escuela actual. Sin embargo hay que viajar hasta 1972 para poner fecha oficial a la creación de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Agrícola y al 17 de octubre para la primera clase, que se impartió en el edificio central de la antigua Estación Experimental en la Plaza de los Juzgados (hoy el Centro Cultural de la Diputación Provincial). Esa fecha es la que conforma la estructura actual de centro de formación universitaria agraria, en su origen fundamentalmente agrícola y que a partir de los años 80 se va ampliando al sector forestal, enológico, las industrias agrarias y alimentarias y a los niveles superiores de formación, con los másteres de ingeniero de Montes e ingeniero Agrónomo, hasta acometer la internacionalización con el plan de Bolonia y la creación del máster Erasmus mundus o el semestre internacional forestal.

En este sentido, Joaquín Navarro reitera el impacto socioeconómico que ha supuesto la escuela en Palencia, sobre todo en los últimos 20 años en los que se han creado una veintena de empresas de la mano de egresados de esta escuela y se han traído a Palencia más de 56 millones de euros en contratos de investigación. «Eso sin contar los proyectos de investigación que se gestionan a través del Parque Científico de la UVA o de la Fundación General de la Universidad, lo que podría elevar la cantidad a 80 millones de euros», puntualiza Joaquín Navarro.

Además, en este tiempo se han publicado más de un millar de artículos científicos en revistas internacionales de impacto –solo el iuFOR (instituto universitario de Gestión Forestal Sostenible) tiene cerca de 500 artículos publicados–; las áreas de agrarias y agroalimentaria están siempre en los puestos más altos de ranking como el de Shanghai y la escuela recibe cada año premios y el reconocimiento de colegios y asociaciones profesionales.

Mirando al futuro esperan un repunte de estos estudios, ya que cada vez se demandan más profesionales formados en los ámbitos agropecuario, enológico, forestal y ambiental. De hecho prácticamente todos los egresados consiguen empleo y no se satisfacen las necesidades de prácticas en empresas del sector agroalimentario, ni de contratos laborales en el sector agronómico y forestal, porque faltan titulados. «Esto produce un efecto rebote, los sueldos se animan y hace que las titulaciones vuelvan a ser interesantes», confía Navarro, consciente de que los estudios que se imparten en Palencia están en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y servirán para afrontar retos tan importantes como la sostenibilidad del planeta, la huella de carbono, la huella hídrica, el cambio climático o la bioeconomía circular.

Más del 70% del medio millar de matriculados son de fuera de Palencia

Hay 60 investigadores trabajando con contratos de investigación, 14 catedráticos y más de 40 profesores titulares y una media de 500 alumnos matriculados. Más de doscientas empresas participan con la ETSIIAA mediante algún convenio, ya sea para investigación o para acoger alumnos en prácticas. «La escuela es una embajadora de la Universidad de Valladolid pero también de la ciudad de Palencia y de la provincia», destaca Navarro. A través del programa Erasmus, cerca de 500 estudiantes se han convertido en embajadores de Palencia por todo el mundo y otros tantos han cursado aquí sus estudios y se han vuelto a sus países a hablar de la ciudad. Sin olvidar que más del 70% de los estudiantes de Agrarias son de fuera de Palencia y están cursando sus estudios aquí cuatro, cinco o seis años. «Este año han llegado alumnos desde Málaga, Las Palmas, de todas las provincias de Castilla y León, Cantabria o País Vasco. Y me gustaría recalcar que atraídos por la fama de los estudios porque muchas empresas y egresados verifican el buen nivel de nuestros estudiantes», sostiene Navarro.

De hecho, alumnos formados en la escuela están gestionando los recursos medioambientales y naturales de la ciudad y la provincia desde el Ayuntamiento o el Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta, hay grandes empresarios, propietarios de bodegas de Ribera del Duero o el consejero de Agricultura, Gerardo Dueñas, procede de esta escuela. «Creo que el impacto es innegable, aunque muchas veces desconocido», se lamenta el director de Agrarias, que pide un esfuerzo mayor a las instituciones para que se reconozca la importancia y el peso socioeconómico que este centro tiene en la ciudad. «Estamos de una forma muy real y patente haciendo cosas importantes», insiste mientras enumera el trabajo que se hace desde la Cátedra de Micología –«una de las más importantes a nivel nacional que lidera proyectos de explotaciones truferas en El Cerrato»– o lo centros tecnológicos asociados como el CETECE y el Itagra y empresas creadas por egresados como ECM, IDForest , Rooteco, Jardinería Castilla, Viveros los Enebros, Seintec ingeniería, Miel Montes de Valvení, Alma de Cerrato, Micopal o Mundo Reishi, entre otras.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Quizás también te interese leer…

Palencia en tres rutas

Palencia en tres rutas

Villamuriel, Dueñas, Baños, Carrión, Frómista, Támara y Astudillo son los destinos que propone la Diputación. El precio es de dos euros por persona. Reservas en www.notikumi.com o en la oficina de turismo (C. Mayor, 31).

leer más