El gabacho de Castromocho en la maratón de Berlín

Dámaso

1 de octubre de 2011

El atletismo palentino tiñe de morado la Puerta de Brandeburgo. Palencia estuvo representada por cuatro atletas en la última edición berlinesa.

El pasado domingo, el keniata Patrick Makau rebajaba en 21 segundos el record del mundo de maratón que poseía Haile Gebreselassie, firmando un tiempo de 2 horas, 3 minutos y 38 segundos.

Lejos de estas marcas, y en tiempos más terrenales los palentinos fueron cruzando la meta. El primero fue Luis Ángel García (3 horas, 3 minutos y 27 segundos) que terminó en el puesto 1.400, el 77 en la categoría de mayores de 50 años, y que no logró su objetivo de bajar de las 3 horas. «Había entrenado bien, haciendo series y tiradas largas con Ana Isabel Alonso, pero no pudo ser», indicó García. «Si llego a forzar para bajar de las tres horas igual hasta ni llego a meta».
Entre los 4.000 primeros se coló otro palentino, Emilio Rodríguez (3.724) con un tiempo de 3 horas, 21 minutos y 53 segundos, ocupando el puesto 684 en su categoría, la de mayores de 45 años. Rodríguez rondó su mejor marca -lograda en Nueva York el año pasado- de 3 horas, 15 minutos y 30 segundos.

Poco después de que Rodríguez entrara en meta, finalizó la prueba el corredor del Puentecillas, Francisco Javier de la Fuente con un tiempo final de 3 horas, 30 minutos y 27 segundos, ocupando el 5.528º lugar, el 554 en la categoría de mayores de 50 años. Cerrando el vagón palentino terminó Jean Claude Elvira con 3 horas, 51 minutos y 9 segundos de carrera en sus piernas. El Gabacho de Castromocho, como le llama su amigo Luis Ángel García, terminó el 405 en mayores de 55 años, y aunque no está confirmado, quieren participar en el Maratón de La Habana.

«Jean Claude ya estuvo el año pasado, y aunque hay menos gente la cercanía de los cubanos hacia los hispanos es muy grande», comentaba García. «Les gusta mucho que estemos allí».

El único pero que se le puede poner a esta prueba es la alta humedad reinante durante la prueba y que será el mayor hándicap para los participantes, justo lo contrario a la prueba berlinesa. «Es una ciudad ideal para correr, además hacía sol pero no calor y es muy lisa», comentaba Luis Ángel García. «Es un maratón muy apropiado para batir récords. Las calles son muy anchas, con espacio para correr y sin subidas, no como ocurre en el de Nueva York, que tiene varios puentes como el que va de Queens a Manhattan».

Por eso, no es casualidad que los cuatro últimos récords del mundo en categoría masculina se hayan batido en sus calles, donde lo consiguieron el brasileño Ronaldo da Costa (1998), el keniata Paul Tergat (2003) y Gebresselasie (2007 y 2008) antes de que lo hiciera Makau, así como dos en categoría femenina con la keniata Tegla Loroupe (1999) y la japonesa Naoko Takahashi en 2001.

Benjamín Pelaz, Diario Palentino Digital, 1 Octubre 2011.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…