De Meo descarta recortes de empleo en Motores y anuncia reubicaciones y recualificaciones

El Norte de Castilla

8 de noviembre de 2022

Renault calcula que los turismos térmicos e híbridos que ha centralizado en España representarán el 50% de las ventas mundiales hasta 2040. Renault se divide en cinco empresas especializadas en la nueva movilidad. Cuenta con una capacidad productiva que cubre sus necesidades, por lo que «el grupo sigue un modelo conservador en cuanto a las fábricas». Con Power, Renault prevé duplicar su tamaño en el mercado de motores y pasar del 40% al 80% en todo el mundo tras entrar en Norteamérica y China. Renault anuncia la contratación de 500 ingenieros en dos años.

Sobre la repercusión en el empleo del proyecto Horse que Renault creará a medias con el grupo chino Geely, el CEO de la marca francesa, Luca de Meo, ha dicho que la operación «no supone una reestructuración sino un desarrollo», que no tiene por qué implicar recortes de plantilla, sino que traerá potenciales oportunidades de nuevos puestos de alto valor. «Queremos plantas que proporcionen todas las piezas de la nueva cadena de valor del automóvil. No se trata de un ejercicio de recortes de empleo. Las decisiones brutales ya se tomaron y ahora tenemos la gente que necesitamos; solo hay que colocarla en los nuevos puestos. Veremos cuánta gente puede ir a Ampere (la división de negocio eléctrico) o a The Future is Neutral (la parte dedicada a la economía circular y el reciclaje de baterías).

La operación de Horse se encuentra dentro de la unidad de negocio denominada Power (las motorizaciones eléctricas e híbridas) y contempla la creación de una sociedad al 50% con el grupo chino Geely en la que se enmarcarán las factorías de Motores, en Valladolid; de cajas de velocidad, en Sevilla; y el centro de I+D. En total serán unos 4.000 empleados. «Primero tienen que arrancar Ampere y Power y después vendrán otras prioridades. Una cosa después de otra», ha señalado de Meo sin referirse a consecuencias más concretas.

En su presentación ante los mercados de capitales de los planes del grupo, el directivo italiano ha informado de que 15.000 empleados de todo el mundo entrarán en un plan «para mejorar sus capacidades o aprender otras nuevas relacionadas con la movilidad eléctrica y la sostenibilidad». En esta apuesta por acelerar la transición a un modelo de fabricante mucho más tecnológico se encuentra el anuncio de hace unas semanas de contratación de 500 ingenieros que sumar a los 1.000 del Centro de I+D+i de Valladolid.

De Meo ha avanzado también que Nissan está contemplando la posibilidad de ensamblar coches de la plataforma B de la Alianza, la misma del Captur vallisoletano, en territorio europeo y que Renault ha dado todas facilidades para que el socio japonés dé luz verde al proyecto.

Menos coste

Ha asegurado que Renault cuenta en la actualidad con una capacidad productiva que cubre el 100% de sus necesidades, por lo que «el grupo sigue un modelo conservador en cuanto a las fábricas». Entre las ventajas y oportunidades que traerá la creación de Horse, De Meo ha sostenido que por un lado «bajará el coste de producción de los motores, gracias a la unión con un socio» y por otro, «desde un punto de vista psicológico, será diferente producir solo para uno mismo que abrir la posibilidad de llegar a otros clientes a los que hay que dar satisfacción».

Según el ejecutivo, la asociación con empresas especializadas y la firma de acuerdos como los anunciados con las tecnológicas Google y Qualcomm permitirán a Renault «ser mejor en cada ámbito, más rápidamente y más barato, para fabricar coches que serán cada vez más únicos».

El fabricante francés calcula que los vehículos térmicos e híbridos que ha centralizado en España representarán hasta el 50% de las ventas mundiales de turismos en el horizonte de 2040. Deberán ser de tecnologías eficientes, por lo que prepara el lanzamiento de una gama nueva de vehículos de combustión e híbridos. Cuatro de ellos están asignados hasta 2024 a las factorías de Valladolid y Palencia.

«Renault Group y Geely –explican desde el fabricante– combinarán sus motorizaciones térmicas en una entidad con un reparto 50-50. Este negocio dedicado diseñará, desarrollará, producirá y venderá componentes y sistemas para motorizaciones eléctricas e híbridas con tecnologías de vanguardia. Desde el primer día, esta entidad generará un volumen de negocio de más de 15.000 millones de euros con un volumen de cinco millones de unidades al año. Ya cuenta con ocho clientes que se beneficiarán de una mayor productividad y sinergias».

La nueva entidad tendrá una presencia y actividad mundial, con 17 fábricas para abastecer a 130 mercados; cinco centros de I+D+i en Europa (España, Rumanía y Suecia), China y Sudamérica con un total de 3.000 ingenieros. En total serán 19.000 empleados en tres continentes.

Ofrecerá tecnologías en todo lo referido al motor, caja de cambios, sistema de hibridación y baterías, con lo que Renault prevé duplicar su tamaño y su cobertura de mercado, pasando del 40% al 80% en todo el mundo tras entrar en Norteamérica y el país originario de su socio, China. Además, la complementariedad de productos le permitirá «ofrecer a los fabricantes de automóviles soluciones y sistemas completos de bajas emisiones». También contemplan abordar el campo de los combustibles alternativos «a través de la cooperación estratégica con un socio potencial de la industria energética».

Considera Renault que a pesar del fuerte aumento de la oferta de vehículos eléctricos, los de motor de combustión seguirán creciendo, sobre todo fuera de Europa. Los mercados de vehículos de combustión e híbridos tienen un horizonte temporal mayor fuera de la UE, con una regulación más estricta, y Renault apunta especialmente a América Latina, India, Corea del Sur y África del Norte. Calculan que las ventas de turismos térmicos e híbridos seguirán creciendo una media del 2% anual durante el periodo 2022-2030.

El fabricante manifiesta su interés en avanzar en el mercado en todas las regiones con una ofensiva en el segmento C (el del Austral, al que se unirán otros dos modelos) con un aumento de los ingresos netos del 20% y del margen sobre los costes variables en un 30% entre 2022 y 2030.

Desde un punto de vista financiero, el proyecto Power tiene como objetivo generar ganancias de productividad, reducir costes fijos y mejorar el balance del grupo. Renault conservará el 50% del capital de esta entidad, por lo que desconsolidará esta actividad del perímetro del grupo y de sus estados financieros a partir del segundo semestre de 2023. Esta separación traerá consigo que la plantilla de las diferentes plantas pase a formar parte del nuevo conglomerado creado por Renault y Geely.

La Factoría de Renault de Villamuriel de Cerrato (Palencia) tras las obras de transformación de la planta para fabricar el modelo Austral.

Nueva empresa y consecuencias laborales

La dirección de Renault ha convocado al Comité Intercentros a una reunión este miércoles para explicarles las repercusiones del proyecto en las factorías españolas. En la jornada del lunes, una representación de la mayoría sindical (CC OO, UGT y SCP) fue informada de la creación de la nueva sociedad con el holding chino Geely. «Según Renault, forma parte de la segunda de las tres partes del plan estratégico Renaulution y consiste en dar entrada a socios para que participen en algunos de los negocios del grupo», explica Rubén González, de CC OO. «Hemos trasladado a la empresa la inquietud que este anuncio ha generado entre los trabajadores y vamos a velar para que se respeten las condiciones laborales y contractuales de los afectados, así como el plan industrial; algo que por otra parte nunca se ha puesto en cuestión», añade el dirigente sindical, que advierte de que a los 3.500 empleados involucrados en Valladolid y Sevilla «podrían añadirse más personas de otras fábricas y de servicios centrales».

Desde la CGT también esperan que la empresa «aclare qué supone la sucesión a la nueva empresa, quién nos va a pagar a partir de ahora y si vamos a seguir llevando ropa de Renault», señala Unai Hernández, para quien, «de momento no hay nada claro» y le «asaltan dudas desde jurídicas a laborales, formales y sindicales». «Iremos a la reunión a dialogar y a pedir explicaciones. Que nos despejen la duda de si (con Horse) Renault se está deshaciendo de un lastre para destinar el ahorro que obtenga a las fábricas francesas», demanda.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese leer…