Comportamiento de las aves migrantes

J.Benito Iglesias

12 de agosto de 2023

Varios voluntarios llevan a cabo estos días el anillamiento científico y acciones de gestión y manejo de lagunas de La Nava, Boada y Pedraza.

Las campañas de voluntariado para participar en acciones de anillamiento científico de aves y de gestión y manejo de los humedales tienen especial incidencia estos días en las lagunas de La Nava, Boada y Pedraza con el apoyo de los participantes que, año a año, toman parte en distintas actividades coordinadas por la Fundación Global Nature y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta en lugares estratégicos para la migración de especies amenazadas como es el caso del carricerín cejudo.

El objetivo se centra en tratar de evitar que se sequen los humedales con acciones tendentes a preservarlos y parte de la clave se centra en conocer su importancia. Por ello, en las lagunas de La Nava y en Boada, Global Nature lleva años mostrando «claves de estas joyas de biodiversidad que son mucho más que agua», según explica la organización conservacionista.

Con la llegada de verano, en concreto, está ya en marcha un programa de voluntariado ambiental que cuenta con participantes procedentes de distintos puntos del país para realizar anillamientos científicos de aves migrantes.

?Los humedales son refugios de muchas especies y, en concreto, responden al perfil de zonas esteparias de alimentación y descanso de aves migratorias. En ese sentido, los anillamientos científicos permiten mostrar a la ciudadanía esta importante función que prestan los humedales.

?El carricerín cejudo, por ejemplo, es un ave de pequeño tamaño con presencia en los humedales palentinos y está clasificado?en peligro de extinción a escala europea, dado que en el?último siglo sufrió una ?reducción superior al 95% de sus poblaciones reproductoras.

«Que existan estos humedales artificiales recuperados a final de los años 60 es fundamental para su vida, ya que los necesitan para recargar reservas de grasa, imprescindibles para sobrevivir en sus viajes migratorios. Los anillamientos de estos días ya han dado su primer éxito, debido a que se ha localizado el primer carricerín cejudo en la laguna de Boada», concreta la Fundación Global Nature, que tiene registros de su presencia en las lagunas esteparias desde 1999.

En la organización de la  actividad participan además la Fundación Caja de Burgos y la Fundación la Caixa a través de su programa de Voluntariado Ambiental 2023 Reconciliando Personas y Naturaleza. En este sentido, ofrecen su apoyo para la  promoción de acciones de voluntariado ambiental entre administraciones locales, asociaciones y otras entidades sin ánimo de lucro preocupadas por la recuperación del patrimonio natural, actuando directamente sobre el mismo de forma voluntaria y solidaria.

Su apoyo permite el  fomento de la realización y señalización de itinerarios ambientales con el objeto de conectar a las personas con la naturaleza; la mejora de la calidad y disponibilidad de agua a través de la recuperación ambiental, riberas, cauces, humedales, turberas, fuentes o manantiales; junto a los distintos  proyectos que contribuyan a la necesaria lucha contra el cambio climático.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Protegidos por reCAPTCHA
Politica – Términos.

Quizás también te interese leer…