La salvación de Siro culmina una carrera de obstáculos que comenzó hace nueve meses.

El Norte de Castilla

14 de junio de 2022

El Gobierno tomó las riendas del proceso tras la petición de ayuda de la empresa durante el periodo de tiempo en que la Junta estaba en funciones.

Castilla y León ha esquivado la primera gran crisis empresarial pospandemia y lo ha hecho en el último minuto del tiempo de prolongación, gracias a una intervención ‘externa’ y con trifulca (política) final. Siro disfrutará de una segunda oportunidad como colofón a una crisis que durante nueve meses ha amenazado con llevársela por delante y en la que, en un principio, casi todo lo que podía salir mal, así salió. Desde la gestión empresarial a la comunicación con quienes eran parte esencial de la solución, pasando por el estado de las cosas en Castilla y León, entretenida con unas elecciones anticipadas y sin gobierno durante más de tres meses y medio. Al final, la ministra de Industria ha emergido como elemento fundamental en la resolución del conflicto, pero para llegar a buen puerto hubo antes una travesía que comenzó en septiembre del año pasado.

Acuciada por la falta de liquidez, Cerealto Siro Foods se ponía entonces en contacto con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) en busca de una ayuda de 100 millones de euros en préstamos participativos convertibles en capital. La empresa palentina fundada por Juan Manuel González Serna en 1991 no lograba encontrar un socio o inversor y se encontraba entre la espada de su cliente principal, Mercadona, que iba trasladando productos a otros suministradores; y la pared de la deuda que mantenía con ocho entidades bancarias, un préstamo sindicado de algo más de 300 millones.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…