La arquitectura coloca a la sostenibilidad y la eficiencia energética como claves de futuro

Dámaso

14 de noviembre de 2022

Los profesionales del sector apuestan por la rehabilitación basada en los fondos Next Generation, enclaves verdes y la mejora del tránsito rodado. «No se trata de quitar solo las energías nocivas, sino de que de las renovables gastemos también lo menos posible» dice Ana Espegel. Los arquitectos insisten en la rehabilitación de los edificios y la mejora de las condiciones en lugar de la demolición de los mismos.

Se acaba de celebrar el Día del Urbanismo, un momento para analizar y reflexionar sobre el impacto ambiental que supone el desarrollo de las ciudades. En un momento de transformación, de crisis y de carestía energética, ¿cómo son las obras que ejecutan los arquitectos palentinos? Las comunidades urbanas sostenibles del futuro plantean un reto económico a la par que social y medioambiental que precisa de soluciones que se cimientan en la accesibilidad, la movilidad, la eficiencia energética de las construcciones y la implementación de arbolado y vegetación de forma eficiente. Los profesionales del sector apelan a las administraciones y autoridades públicas a tomar medidas y reflexionan sobre cómo es Palencia y cómo puede avanzar y consolidarse como una ciudad urbanísticamente mejor.

Resulta necesario plasmar la perspectiva que el Colegio de Arquitectos de Palencia sostiene sobre la arquitectura y el urbanismo en Palencia, más si cabe después de que en septiembre se renovara su junta directiva. Sin embargo, su presidente, José Luis Herrero Marcos; su secretario, Roberto Maestro Cancho y su tesorera, Marina Cantero Poncio, han declinado hacer un análisis para este periódico.

Rehabilitar en lugar de derribar; utilizar materiales de bajo contenido en carbono; el uso de energías renovables; el aislamiento térmico o la optimización completa de la envolvente de los edificios… ¿Cómo hacer los edificios más eficientes y sostenibles? Una de las claves en las que coinciden los profesionales consultados es la rehabilitación en clave energética. Según Ignacio Vela, «uno de los factores a tener en cuenta en el consumo de energía también tiene que ver con los propios materiales de construcción. Demoler los edificios y volverlos a construir consume una gran cantidad de energía, así que mantener los edificios mejorando sus condiciones es una de las alternativas», apunta el arquitecto.

«Estamos hablando mucho de cambio climático, del efecto invernadero, se está insistiendo desde Europa en reducir las emisiones de CO2, se está trabajando mucho… pero desde el Gobierno se está focalizando en los coches y no tanto en los edificios, cuando el 40% de las emisiones de CO2 la generan los edificios; los coches, es un 20%», advierte la arquitecta Vanesa Ezquerra. «Es verdad que hay muchas ayudas para la rehabilitación energética que creo que no llegan a la población, he hecho proyectos en los que el porcentaje de ayudas ha llegado al 50% en lo que es rehabilitación», afirma.

Ante el aumento de comunidades de vecinos que se interesan por la energía fotovoltaica, Ezquerra previene: «Para que funcione el fotovoltaico hay que buscar cubiertas que den al sur y en ciudad es más complicado, no tiene sentido hacer esa inversión. En cambio, conviene mejorar las fachadas, cambiar ventanas, mejorar el aislamiento en cubiertas», afirma.

Es preciso mirar a otras ciudades «como Pamplona o Burgos, que desde la normativa urbanística están ya incentivando y apoyando las mejoras energéticas. Creo que es la mejor apuesta para conseguir una ciudad más saludable también con menos emisiones al final más verde y más sostenible», detalla Ezquerra. «El Ayuntamiento puede incentivarlo reduciendo tasas de IBI y tasas de licencias de obra…», destaca Ezquerra. «Es una ayuda para los propios usuarios porque se está reduciendo su factura energética, y con la que está cayendo, es muy importante», remarca.

En un momento en el que se busca reducir el consumo de energía y en el que es posible hacerlo gracias a la tecnología y siendo viable económicamente, no hay excusas. «No hay que traerlas de Alemania, hay muchas fabricantes que ya te hacen ventanas de alta eficiencia, los triples vidrios ya están a la orden del día, igual que la aerotermia o la geotermia». Un conjunto de medidas que, según Ezquerra, pueden mejorar tanto el entorno de la ciudad como el de los propios habitantes.

Por todo ello, «es importante que todo el maremágnum de ayudas que hay lleguen de alguna manera a los ciudadanos porque muchas veces casi ni se enteran. Veo la dificultad ahí, sobre todo, y el mundo rural es más complicado todavía», añade la arquitecta Pilar Díez. «Se trata de que los edificios sean más eficientes de partida y que el consumo sea el mínimo posible, que sean capaces de reforzar el aislamiento para ahorrar en calefacción y que sirva para que no sea necesario poner equipos de climatización en verano», previene Díez.

Uno de los ejemplos a seguir, según Pilar Díez, es «la zona de expansión hacia La Lanera, en la que se ha cuidado bastante el diseño de las viviendas y también que sean eficientes. La normativa hace que tengan que estar cumpliendo los parámetros que ahora se exigen y también van acompañadas de un diseño acorde a estos tiempos. La arquitectura contemporánea también tiene un sitio en Palencia», argumenta Díez.

Según otra de las profesionales consultadas, Ana Espegel, la arquitectura es la guardiana de la sostenibilidad de los edificios del futuro. «Lo que tenemos que hacer desde la arquitectura es que la envolvente energética de los edificios sea lo más sostenible posible, que tenga el menor gasto energético. Como soluciones, lo que llevamos tiempo haciendo es la rehabilitación de la edificación existente». Señala que «lo importante es rehabilitar lo que tenemos ya construido». Y, «por supuesto, también en lo nuevo, dar unos criterios constructivos de sostenibilidad, que los edificios sean lo menos costosos a nivel energético posible, y que el proceso constructivo se haga mediante una economía circular, evitando traslados de largo recorrido», insta Espegel.

La arquitecta también destaca la importancia de aislar los edificios. «Se reduciría muchísimo coste de energía y las viviendas funcionan con poca energía si están bien aisladas e intentando que tengan coste nulo de energía», comenta Espegel. Así, destaca que las labores se centran prioritariamente en la envolvente de los edificios.

Insta a aprovechar las ayudas económicas que llegan de Europa. «Tiene que ser una envolvente completa, esto es a lo que va hoy por hoy la arquitectura y más teniendo en cuenta los fondos Next Generation que Europa está aportando para la rehabilitación de los edificios para que así podamos controlar que haya menos gasto de energía en todos los sentidos, no solo quitar las energías nocivas o las de carbono, sino que incluso de energías renovables gastemos lo que sea necesario pero lo menos posible. Ese es nuestro reto», apunta Espegel.

Las zonas verdes y el arbolado, una inversión en calidad de vida.

Las zonas verdes de Palencia combaten la contaminación, nutren las relaciones sociales y mejoran la salud, entre otros beneficios que no entienden de estación o cambios térmicos. «En las calles, salvo en dos avenidas, no hay vegetación, algo que tendría que ser muy importante por sostenibilidad, sobrecalentamiento y un mejor confort», destaca Ezquerra. «Es muy importante no pensar tanto en pavimentar, asfaltar… Está bien peatonalizar, pero hay que hacerlo con mucho cuidado», insiste Ezquerra. «Cuando se generan nuevos planes parciales es muy importante que la normativa exija arbolado por todos lados».

Sostenibilidad para Ezquerra significa incluir elementos vegetales en múltiples zonas de la ciudad. «Sobre todo en verano es muy importante para evitar el efecto isla de calor. Está demostrado que un tronco cada tres o cuatro metros reduce mucho la temperatura», subraya. «Ayuda mucho también en el plano visual porque lo hace más amigable y más confortable, invita más a salir, andar, consumir, comprar». Algo que no debe verse como un gasto, sino como una inversión «en calidad de vida, en generar actividad económica y que también los ciudadanos estén a gusto». Además, impacta de forma positiva a nivel ecológico «porque ayuda a que se recuperen aves, que reducen los mosquitos en verano». A la vez que las ciudades se asfaltan impidiendo que el terreno respire y se regule naturalmente la temperatura, «podemos mitigarlo apostando por una ciudad verde. No tanto hacer espacios verdes, sino incorporar elementos verdes en todas las áreas», además de seguir apostando por los voladizos, insiste la profesional palentina.

Palencia debe explotar sus virtudes. «Tenemos casi el campo en la ciudad. Somos una ciudad muy verde y eso hay que potenciarlo, por medio de un plan de infraestructura verde, en el que se potencien los corredores verdes. Hay muchas cosas por hacer a ese nivel y creo que también es el momento hacia una ciudad más sana, más vivible, más agradable, mejor para el ciudadano», apunta por su parte Ana Espegel.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese leer…