El conductor que arrolló a un peatón en la calle La Cestilla pierde el carné de conducir

Ricardo Sánchez Rico

24 de marzo de 2022

I. G. A. asume un delito de imprudencia grave con resultado de lesiones y el Consorcio de Seguros abona la responsabilidad civil al no tener el seguro en regla.

I. G. A., el conductor del vehículo que el 24 de enero de 2019 atropelló a un peatón de 46 años, A. A. G. V., cuando este transitaba por una de las aceras de la calle La Cestilla y que se empotró posteriormente contra el muro exterior de la iglesia de la Compañía, ha asumido este jueves una multa de 1.080 euros y 36 meses y tres días de privación del permiso de conducir (comporta la pérdida de vigencia administrativa del mismo) por un delito de imprudencia grave con resultado de lesiones, después del acuerdo al que llegó con la Fiscalía en la vista celebrada en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Palencia.

El juez dictó en su día un auto en el ordenaba que las diligencias previas se transformasen en procedimiento para el enjuiciamiento rápido, después de que I. G. A. admitiera los hechos y satisficiera la responsabilidad civil (lo ha abonado el Consorcio de Compensación de Seguros, ya que el acusado carecía de seguro), y la pena solicitada por el fiscal se ha reducido en un tercio según contempla la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que permite que el acusado pueda acogerse a esa rebaja si hay conformidad en un juicio rápido.

Los daños en La Compañía como consecuencia del choque (la valla pétrea y férrea de la parte de la derecha del templo se vino abajo) sobrepasaron los 19.000 euros y los gastos de la sanidad del peatón ascendieron a casi 65.000 euros. El Consorcio de Seguros ha abonado también 23.309 euros a A. A. G. V. como pagos a cuentas de las lesiones, así como 2.791 a su madre, por gastos abonados por esta.

Según el escrito del fiscal, los hechos se remontan a las 15:50 horas del 24 de enero de 2019, cuando I. G. A. conducía su vehículo por la calle Don Sancho con dirección a la plaza de Isabel la Católica, una vez reiniciada la marcha al haberse detenido ante el semáforo existente en el cruce con la Calle Mayor.

A 64 kilómetros por hora

«Como quiera que lo hiciese de forma distraída y faltando a la más elemental diligencia (dadas las características de la calzada, tramo recto a nivel, de perfecta visibilidad y con limitación de velocidad a 10 kilómetros por hora, al ser una zona muy transitada por viandantes), se subió a la acera allí existente, en la que se encontraban los peatones A. A. G. V. y S. M. O., ajenos al incidente y de espaldas a la trayectoria del vehículo del acusado, momento en que golpea a A. A. G. V., volteándole por los aires, perdiendo el control del vehículo, continuando circulando por la acera unos 45 metros hasta abandonarla y seguir de forma rectilínea por la plaza de Isabel la Católica unos 26 metros, colisionando contra el muro perimetral de la iglesia de La Compañía, todo ello a una velocidad de 64 kilómetros por hora», apunta el fiscal en su escrito.

Como consecuencia del atropello, A. A. G. V. sufrió traumatismo craneoencefálico leve, hematoma frontoparietal izquierdo, scalp frontal, hematoma en párpado superior izquierdo, hematoma lumbar bajo, fractura trifocal de tibia derecha, fractura de peroné derecho, fractura conminuta bifocal de tibia izquierda y fractura de peroné izquierdo, heridas de las que ha tardado en curar 490 días, precisando ser sometido a tres intervenciones quirúrgicas.

«I. G. A. ha sido diagnosticado de una esclerosis de hipocampo que le puede ocasionar desvanecimientos, pérdidas de conciencia y episodios de ausencia», concluye el fiscal.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…