Siro paraliza la producción de todas sus plantas en Castilla y León

José María Díaz

3 de junio de 2022

Siro paraliza la producción de todas sus plantas en Castilla y León al retirarse el socio inversor. La dirección de la empresa justifica la decisión en la imposibilidad de seguir acumulando deudas con los proveedores, una vez que ya no se cuenta con la oferta del grupo inversor.

La negativa de una parte de la plantilla del grupo Cerealto Siro a firmar el plan de competitividad presentado por la empresa no ha sido bien recibida por el grupo inversor que había planteado una oferta para reflotar la compañía, que acumula deudas por 300 millones de euros.

El rechazo de los empleados de las fábricas de Venta de Baños y de Toro a los planes de ajuste económico ha llevado finalmente a que los inverores, el fondo norteamericano Davidson Kempner y el turco Afendis, que habían ofrecido inyectar 180 millones de euros y asumir el 75% del accionariado del grupo, hayan decidido retirar la oferta, según ha informado la dirección de Cerealto Siro a sus trabajadores a través de un comunicado interno.

«Os informamos de que el inversor ha comunicado por escrito, dada la situación de falta de acuerdo con los trabajadores para la mejora de la competitividad, que no está en disposición de proceder con el cierre de la operación ni, por tanto, de acometer la inversión en los términos previstos en el acuerdo». Con este parráfo inicial, la dirección de Siro comunica también a sus empleados que se ve obligada a parar la producción de todas sus plantas, para no seguir aumentando las deudas con sus proveedores.

La empresa explica que «legalmente» no puede incrementar el nivel de deuda, por lo que «decidimos responsablemente para la actividad productiva en los próximos días y únicamente gestionar la caja con el stock de producto terminado que tenemos».

La dirección de la empresa quiere también eximirse de toda responsabilidad y explica que por su parte ha cumplido con todos los requisitos marcados por los inversores, dado que se han firmado acuerdos con los acreedores, los accionistas y se ha conseguido además la autorización de la Cominsión Nacional del Mercado de la Competencia. «El único requisito que no se ha cumplido, y que ha sido determinante en la decisión del grupo inversor, es el rechazo del Plan de Mejora de la Competitividad por una parte de los trabajadores», se recoge en el comunicado interno.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…