Rulo repasa sus 25 años de carrera en el parque del Salón

Rubén Abad

3 de junio de 2022

Rulo y la Contrabanda sustituirán hoy viernes a Los Secretos en el primer concierto de la Feria Chica. Noches de fuga y contrabando es el nombre de la gira con la que hizo parada en la capital y que finalizará el 14 de enero de 2023 en el WiZink Center de Madrid. El cantante cántabro, Raúl Gutiérrez, regresa a la ciudad, su segunda casa, con su gira del 25 aniversario en la que repasará todos sus éxitos. Rulo: «No me gusta tocar cuando grabo, pero no podía decirle que no a Palencia»

Quizá el nombre de Raúl Gutiérrez no le diga nada, pero seguro que sí el de su apodo: Rulo. El cantante cántabro lleva más de 25 años en el mundo de la música, primero con La Fuga, uno de los grupos más importantes del rock patrio, y después con su Contrabanda, con la que lleva compartiendo escenarios de todo el país desde hace ya doce años. Rulo es un hombre polifacético, que está en plena gira de aniversario, acaba de lanzar un libro con prólogo de su amigo Enrique Bunbury y que se encuentra preparando ya un nuevo disco, que verá la luz a finales del año que viene. Esta noche volverá a pisar su querida Palencia, su segunda casa, donde interpretará algunos de los mejores temas de su carrera musical.

–Ha tenido poco tiempo para decidir si venía o no…

–Estos días estoy en el estudio grabando el próximo disco, he sido papá hace poco y tenía un poco bloqueado el calendario. Nos llamaron desde el Ayuntamiento y aunque no me gusta tocar cuando grabo, no podía decir que no a Palencia. Siendo allí o en Cantabria voy sí o sí, aunque hemos tenido que hacer malabares para ir. La segunda provincia donde más he tocado en mi vida es Palencia y sé que van a venir muchos amigos.

–Y además viene a celebrar sus 25 años de carrera…

–Sí, será un repaso de las canciones que habitualmente no toco. Siempre hago dos o tres canciones de La Fuga en mis conciertos, pero al cumplir 25 años me apetecía muchísimo hacer este repaso y ha sido muy emocionante volver a cantar canciones que igual hacía 12 años que no cantaba. Mi objetivo era celebrar esos 25 años después de la pandemia y, a la vez, aunque dije que no me apetecía tocar mucho, grabar el disco.

–¿Qué puede contarnos de ese nuevo trabajo?

–Nunca había grabado con tanta antelación, porque mi idea es sacar el álbum en octubre del año que viene, pero con los años vas aprendiendo a marcar los tiempos. He compuesto catorce canciones y estoy grabando cinco ahora con Paco Salazar. La otra mitad la grabaré con Craig Ross, el guitarrista y coproductor de Lenny Kravitz. Con él ya grabé dos canciones en el disco anterior, cuando le conocimos en Los Ángeles y le gustó nuestra música. Terminaremos de grabarlo en diciembre o en enero, en el estudio de Kravitz en Bahamas. Craig y yo comprendemos la música de manera parecida.

–Y ahora que ha aprendido a dosificar el tiempo, ¿ha cambiado mucho con respecto a aquel Rulo de hace 25 años?

–Muchísimo. Al final eres el resultado de todas tus vivencias y fíjate lo que puedes vivir en 25 años. En lo que soy igual es en el amor y en la pasión que tengo por mi oficio. Soy muy inconformista y me gusta hacer cosas diferentes, no quiero repetirme en los discos.

–En ese aprendizaje ha tenido tiempo de escribir su libro ‘Vértigos y Norias’…

–Me lo propuso mi editor pero yo no me atrevía, pero después me puse a leer todo lo que había escrito y le encantó. En la pandemia me refugié en la escritura, pero sin música, solo escribí una canción y fíjate si ha durado la pandemia. Cuando compongo tengo un punto de sufrimiento, porque siempre busco un tema redondo, y eso mismo me dijo mi amigo Bunbury, que ha escrito el prólogo.

–Todo un lujo tener un prologuista así…

–Es una maravilla y explica muy bien todo lo que he querido transmitir, porque me ve como una persona que no se conforma solo con sus canciones, siempre quiero algo más. No quiero sacar cosas que dentro de unos años me saquen los colores, de hecho, ahora mismo estoy escribiendo una novela, pero no tengo prisa en sacarla.

–¿Le ha afectado, como amigo y compañero, la repentina retirada de los escenarios de Bunbury por problemas de salud?

–Me duele mucho. Es una pérdida para todos porque para mí es el mejor showman de España, es como nuestro Elvis Presley. Que tenga que decir adiós a los escenarios de esa manera, por motivos de salud, sin poder despedirse de su público es muy triste. Nos deja huérfanos a todos.

–Sobre todo porque va a perder ese contacto con el público que para un músico es fundamental…

–Exacto. A nosotros nos dolió mucho tener que parar por culpa de la pandemia, porque estábamos en un momento muy dulce con la gira tras grabar en Los Ángeles. El último concierto en Bilbao no nos creíamos lo que estaba pasando con el virus y al siguiente día, ya no pudimos ir a Barcelona.

–¿Tenía ganas de volver un poco a la antigua normalidad en los conciertos?

–Muchas. Volver a ver a la gente de pie en los conciertos emociona. Ahora estamos todos con ganas de descomprimir y esta es nuestra gira más rockera. Quiero llegar al hotel cansado.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…