Las cotizaciones crecen gracias al aumento del SMI y ocupación

Jesús Hoyos

18 de abril de 2022

Los ingresos de la Seguridad Social subieron un 10% en 2021 y el déficit disminuyó un leve 0,9% hasta los 293 millones. Cada cotizante de la provincia debería aportar más de 4.600 euros anuales para equilibrar el coste de las prestaciones

Las cuentas de la Seguridad Social registraron el año pasado en Palencia un crecimiento de los ingresos por cotizaciones mayor que el de los gastos en pensiones. En concreto, las aportaciones al sistema aumentaron un 10 por ciento hasta los 309 millones de euros, mientras que la subida del gasto en pensiones fue del 4,5 por ciento, con un total de 602 millones de euros.

Los datos, publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y recogidos por la Agencia Ical, apuntan asimismo a una leve reducción del 0,9 por ciento en el agujero del sistema, un déficit que se contrajo en 2021 hasta los 293 millones de euros. Esto supone que cada uno de los 63.263 cotizantes palentinos debería aportar unos 4.633 euros al año para equilibrar el coste de las prestaciones en la provincia. Hay 42.684 pensionistas en la provincia, incluyendo los que cobran  incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y a favor de familiares. La cuantía media, de 1.108 euros, es la tercera más alta de la región, por detrás de Valladolid(1.203) y Burgos (1.161).

El análisis provincial incluye a Palencia entre las ocho donde los ingresos crecieron en dos dígitos. Destacaron Zamora (249 millones de euros), con un 13 por ciento; Segovia (273 millones), con un 12,6 por ciento; y Soria (188), con un 12,3 por ciento. Las siguieron Salamanca (546), con un 12 por ciento; Valladolid (1.075), con un 11 por ciento; Palencia (309), con un 10,2 por ciento; Ávila (233), con el mismo porcentaje; y León (768 millones), con un diez por ciento. Solo en Burgos, los ingresos crecieron por debajo del 10 por ciento, 8,5 concretamente (762 millones de euros).

En cuanto a los gastos, también aumentaron en todas las provincias, aunque con menos intensidad relativa que los ingresos. Así, subieron en Segovia (438 millones de euros), un 6 por ciento; en Ávila (450 millones), un 5,5 por ciento; en Salamanca (1.010), un 5 por ciento; en Soria (292), con la misma proporción; en Burgos (1.368) y Valladolid (1.831), un 4,8 por ciento; en Palencia (602), un 4,5 por ciento; y en León (1.948) y Zamora (528), un 4 por ciento en cada una.

El déficit del sistema creció en tres provincias, Ávila, Burgos y León, y se redujo en el resto. Los gastos superaron a los ingresos en 1.180 millones en la provincia leonesa, en 606 en la burgalesa, y en 217 en la abulense, con subidas en ese diferencial del 0,4, 0,5 y 0,8 por ciento, respectivamente.

En el extremo opuesto, el déficit bajó un 6,2 por ciento en Soria (104 millones de euros); un 3,6 por ciento en Segovia (165 millones); un 3,1 por ciento en Valladolid (756); un 2,8 por ciento en Zamora (279); un 1,8 por ciento en Salamanca (465); y un 0,9 por ciento en Palencia (293).

 Análisis regional. El agujero del sistema a nivel regional se mantuvo por encima de los 4.000 millones de euros, cifra que ya se superó el año en el que estalló la pandemia.

La Seguridad Social facilita datos en su web sobre la distribución territorial de ingresos y gastos del sistema desde 2013, y constata que en ese periodo las líneas de ingresos y gastos siempre divergieron en Castilla y León y el déficit creció constantemente, frente a 2021, año en que convergieron tímidamente y se redujo el diferencial.

Los ingresos del sistema se situaron en la comunidad al año pasado en 4.403 millones de euros, con un aumento del 10,7 por ciento, es decir, 425 millones más, la cifra más elevada de la serie que facilita la Seguridad Social. Los gastos ascendieron 8.469 millones de euros, crecieron un 4,7 por ciento y sumaron 377 millones más que en 2020. Así, el déficit se situó en 4.066 millones de euros, por debajo de los 4.114 del año de irrupción de la pandemia.

 Causas. En este sentido, los ingresos crecieron muy vinculados al aumento de la ocupación y al alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), y los gastos, a que Castilla y León superó las cifras pre-pandemia en número de pensionistas, con 616.953 a finales del año, cuando las pérdidas por el virus situaron la cifra en 612.485 en 2020 (616.206 en 2019). Asimismo, la cuantía media de las pensiones se elevó desde los 1.010,10 euros a los 1.033,80.

Cabe recordar que los ingresos del sistema en la comunidad habían recuperado el crecimiento en 2019, con 4.179 millones de euros, frente a los 3.945 del año anterior, cuando llevaban sin crecer desde 2015, pero la irrupción de la pandemia provocó su retroceso a 3.977 millones, con una nueva remontada gracias al impulso económico general en 2021.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…