La Bruja y sus pócimas

Diario Palentino

14 de febrero de 2022

La pareja formada por Virginia Corredera y Pedro Jesús Borrego, ella con problemas de vista y psoriasis y él sin un brazo y con problemas en el otro debido a un accidente al poner la lavadora, decidieron crear una empresa que les permitiera tener un trabajo para el que sus minusvalías no fueran una traba e incluso sirviera para aliviarlas en parte. 

Hoy, día de San Valentín, las parejas se agasajan y también en buena medida los productos eróticos suelen aumentar sus ventas en tan señalada fecha. 

En este día viene bien recordar que la comarca del Cerrato contó durante 10 años, toda una década, con una empresa que fusionó cosmética y erotismo, dedicándose a la elaboración y venta.

La pareja formada por Virginia Corredera y Pedro Jesús Borrego, ella con problemas de vista y psoriasis y él sin un brazo y con problemas en el otro debido a un accidente al poner la lavadora, decidieron crear una empresa que les permitiera tener un trabajo para el que sus minusvalías no fueran una traba e incluso sirviera para aliviarlas en parte. 

Virginia dejó su trabajo en una oficina de Madrid y se interesó por productos que aliviaran su psoriasis.  Pensó en las mujeres de antaño, que elaboraban jabón con grasa o aceites usados mezclándolos con sosa cáustica para lavar la ropa, pero con intención de adaptarlo y aplicarlo al cuidado de la piel y del cabello. Con aceite limpio, con infusiones y con esencias naturales, sin productos químicos. 

Para ello empezó a estudiar las propiedades de las hierbas para ir  tomando nota de las que fueran efectivas contra dermatitis, psoriasis y demás problemas relacionados con la piel. 

Su elaboración acabaría siendo su negocio. Creó sus propias fórmulas para elaborar decenas de tipos de jabones (de chocolate con leche, de zanahoria, de leche de almendras, de canela, de café, de té verde, etc..), artesanales y ecológicos, sin conservantes ni colorantes, con aceites y geles puros, para aliviar la patología cutánea y capilar de cualquier persona: sequedad, picor, escamación…, mediante efecto hidratación, calmante, etc. 

Era el año 2009 y a la empresa la llamaron La Bruja y sus pócimas, con sede en Venta de Baños.

Los productos que elaboraba esta pareja los vendía de tres formas: en un establecimiento en Palencia, acudiendo a ferias medievales y de artesanía por diversas provincias, y on line, con opción del cliente de personalizar sus pedidos tanto en la fórmula como en el modelo. Sus ventas no era solo a consumidores finales sino también al por mayor.

Además de sus jabones comercializaron también otros productos no elaborados por ellos, como cosmética natural, sin parabenes y aceites minerales.

Una cosa lleva a la otra, e incluyeron es su catálogo cosmética erótica: aceites de masaje comestibles, geles besables de sabor dulce, lubricantes, velas de masaje con efecto calor y sabor fresa o chocolate, esposas de peluche, incienso erótico… y añadieron juegos eróticos de mesa, entre los que destaca el dado de las posturas, incluida la mala suerte del ‘hoy no toca’.

Su auge motivó que la televisión se interesara y fuesen protagonistas de un reportaje.

Sin embargo, no se relaman las parejas en este San Valentín, pues los problemas de salud de Virginia y Pedro les llevó a clausurar la empresa en 2019. Era mucho trajín para ellos elaborar sus productos e ir de feria en feria.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…

Safari por Tierra de Campos

Safari por Tierra de Campos

La empresa Mutatio Shop&Service inició en agosto en Las Cabañas de Castilla rutas de 3-4 horas y baja dificultad con bicis eléctricas por los caminos de Santiago y Lebaniego, Vía Aquitania y Canal de Castilla para observar paisajes y fauna salvaje

leer más