La Bella Desconocida de Palencia, entre más de cien obras arquitectónicas de papel

David Herrero

13 de noviembre de 2022

La exposición ‘Catedrales Pop-up’, instalada en la Biblioteca, recorre los grandes templos del mundo a través de libros y tarjetas desplegables

Historia, arte y papel. La Biblioteca Pública de Palencia acoge la exposición ‘Catedrales Pop-up’, de la mano de libros y tarjetas desplegables pertenecientes a la colección de Ana María Ortega y Álvaro Gutiérrez, de la Escuela de Música Ortega, con la que muestran más de 100 arquitecturas de papel, entre las que se encuentra una pieza única de la Bella Desconocida, con motivo del séptimo centenario de la Catedral palentina.

Desde Colonia a Saigón, los visitantes podrán disfrutar de estas pequeñas joyas tridimensionales en las que se recrean los primeros templos de ciudades como Londres, París, Barcelona o León, sin importar las religiones, con ejemplos musulmanes o budistas, así como otros edificios religiosos de grandes dimensiones (basílicas y monasterios).

Además, se suma el ejemplar de Palencia, ya que el diseñador, Fernando Ferreras, ha creado para la ocasión un desplegable de la Catedral, afirma Ortega a la agencia Ical. Esta pieza única presenta una nueva dimensión de este edificio, a base de planos paralelos de papel, que pueden plegarse adquiriendo un formato totalmente plano. Subraya que esta es la principal diferencia entre los elementos que se exponen en esta muestra y las maquetas o recortables, ya que todo lo que se aprecia en esta sala es susceptible de ser plegado y retornar a su formato bidimensional original.

Ortega destaca que estas tarjetas desplegables son, al mismo tiempo, plegables, algo que «es alucinante y que se aprecia mucho mejor en el caso de ser monumentos», las cuales están realizadas con papel origami arquitectónico, es decir, una especie de pliegues que son diseñados por el denominado ingeniero de papel y con los que se origina el edificio tras levantarlos, agrega.

De esta forma, a través de los ejemplares expuestos, se pueden apreciar varias técnicas, con imágenes troqueladas, solapas, zigzag, lengüetas y dobleces ortogonales, sin olvidar otros sistemas tridimensionales más complejos, como el origami arquitectónico, los libros-carrusel o los libros-túnel.

«En casa tenemos más de 2.300 libros de este tipo y un número sin determinar de tarjetas pop-up, porque llevamos toda la vida coleccionando. Adquirimos mucho siempre que viajamos, al final es una excusa para desplazarse», argumenta Ortega. Aun así, aclara que las encuentran por Internet o en diferentes anticuarios dentro y fuera de España.

En ese mundo entra en juego la ingeniería de papel, que es el nombre con el que se denomina a la técnica de crear desplegables que se ocultan en el interior de un libro, a la espera de que se abra para conquistar la tercera dimensión.

Esta forma de crear ha evolucionado con los años, ya que se ha pasado de calificar estos formatos bibliográficos con nombres como libros vivos o libros animados a generalizarse el término anglosajón ‘pop-up’, asevera.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese leer…