Gastronomía sobre ruedas en la Huerta de Guadián

J. Olano

4 de junio de 2022

Llegados de diferentes puntos, son ‘furgonetas’ que venden comida salada y dulce y consolidan la idea que arrancó Morcillas de Villada.

La comida viaja en furgoneta para aparcar junto a la maravillosa ermita románica de la Huerta de Guadián y ser degustada bajo la frondosa sombra de los árboles del parque. La iniciativa Food Truck alcanza la quinta edición, tras los dos años de parón que han pasado en blanco, con el éxito en el bolsillo de los que repiten, una mayoría de los once puestos que el ‘boca a boca’ ha traído hasta Palencia todo este fin de semana. La idea de David Ramos, responsable de la empresa Morcillas Villada, que en su gastroneta comenzó hace años a hacerse un hueco en el panorama de festivales y eventos de este tipo, ha atraído a once puestos llegados desde los más diversos rincones de la geografía nacional para reunirse en Palencia con propuestas gastronómicas que irán desde los crépes dulces o salados, croquetas, hamburguesas, perritos, pizzas, cocina mejicana u oriental. A ello se unirá un amplio mercado en el que los visitantes podrán encontrar desde artesanía en cuero y en arcilla polimérica, joyas de diseño, gafas, relojes de madera, camisetas, bolsos, calzado o productos naturales, y también otras actividades musicales y de entretenimiento.

La idea comenzó con Villada Street food truck, una extensión gastronómica de la fábrica de morcillas de Villada con las que hacen una versión de calle de comidas ricas y divertidas como croquetas de morcilla, lasaña de morcilla o arancini de morcilla.

Y a ella se han unido otros más mediterráneos como la Pizzeria Flotante, que desde Castellón ha venido con Marisol Domingo, animada por sus últimas visitas al Palencia Sonora. Así que este año ha considerado que la furgoneta de ricas pizzas viene a Palencia para quedarse diez días, «porque esto nos enamora», dice.

También repiten los asturianos y expertos en ferias Les Caleyes, de hamburguesas de carne de ganadería propia. Llevan el chiringuito Laura Vizán, embarazada, y otras dos personas, por lo que bromean con que a pesar del intenso trabajo en este fin de semana, son cuatro y podrán con todo.

Otro, aunque ha venido por vez primera pero con mucha ilusión, es el croata afincado en Vigo Vladimir Dragicevic, especialista desde hace siete años en los crepes dulces. Viene de festivales de coches, de motos, de surferos, pero la meseta no le ha echado para atrás y menos el pulmón verde que supone el parque de la Huerta de Guadián presidido por la ermita de San Juan, un lugar del que todos los participantes hablan maravillas. Les quedan dos intensos días por delante para comprobar que es una feria maravillosa.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…