El mal tiempo desluce el regreso a la normalidad en la fiesta de Villalar

El Norte de Castilla

23 de abril de 2022

El frío y la amenaza de lluvia han mermado de forma significativa la afluencia de personas en el mercado y la campa donde están programadas 23 actividades durante toda la jornada.

Poco a poco se fue animando el ambiente en las calles de Villalar para celebrar el día de la Comunidad que este año se ha estado marcado por gélidas temperaturas, un desapacible viento y la amenaza constante de lluvia que mermaron la afluencia de personas en los distintos escenarios que componen esta reivindicativa fiesta.

Fundamentales los primeros cafés de la mañana en los bares de la localidad para entrar en calor, pues pocos eran los valientes que andaban por las calles a las diez de la mañana, momento en el que tuvo lugar la ‘Laudatio Comunera’ a cargo del periodista Javier Pérez Andréz. A resguardo en la Casa de la Cultura, el comunicador recordó sus primeros años acudiendo a esta fiesta en la que no ha dejado de participar durante décadas.

Tras sus palabras las doscientas personas que se encontraban en la Casa de la Cultura disfrutaron de una actuación de panderetas del grupo Cris Zagaleja que puso la primera nota musical a la intensa jornada. Por las calles de la localidad fueron numerosos los desfiles de distintos grupos políticos que realizaron las tradicionales ofrendas florales a los comuneros en el monolito de la Plaza Mayor de Villalar.

«Hacía mucho tiempo que no venía tanta gente a las ofrendas y esperamos que el tiempo nos respete, porque no acompaña mucho, pero por la tarde en la carpa seguro que hay una presencia bastante importante de aquellos que quieren disfrutar de una programación muy variada y pensada para todos. Si uno ya se siente castellano, cuando viene aquí mucho más», ha asegurado el alcalde de Villalar, Luis Alonso.

Por las calles de este pequeño municipio no faltó presencia de la Guardia Civil, unos 350 efectivos entre Benemérita y Protección Civil, tampoco faltaron ondeantes y numerosas banderas de la Comunidad que se mezclaban con las melodías del folklore castellano con castañuelas, cajas y dulzainas. También hubo espacio para la danza, las jotas que bailaron el grupo Aires Castellanos de Arroyo de la Encomienda abría la programación en el centro de la localidad.

Aunque el tiempo no acompañaba no amedrentó a más de 2.000 personas que decidieron venir a celebrar su fiesta. «Llevo viniendo más de 30 años y recuerdo que incluso ha llegado a nevar, pero hay que hacer frente al frío porque esta tierra merece que vengamos a reivindicarnos, que queremos estar en esta tierra que merece todo y más y hay que seguir luchando por Castilla y León», asegura María Jesús Lobo, una vecina de Mayorga que junto a cuatro amigos están dispuestos «a pasar el día entero en Villalar».

La jornada festiva se desarrolló por la mañana sin ningún incidente en la localidad que a media mañana recibía más de 500 vehículos y 4 autobuses, la Benemérita calculaba unas 2.100 personas, aunque a lo largo de la jornada se esperaba la llegada de más público.

Ni el aroma de las almendras garrapiñadas fue capaz de atraer a los asistentes hasta el mercado que se encontraba prácticamente vacío a mediodía. «Llevamos desde las nueve y estaremos hasta media tarde si la lluvia lo permite, pero no hemos vendido nada de momento», lamentaba el salmantino Jonathan Fraile de embutidos J Fraile. Para ellos «Villalar suele ser un buen día de venta, mi familia lleva siete años viniendo, pero este año me temo que no vamos a vender nada». Idea que compartía desde el puesto cercano cuyas lonas luchaban contra el viento, Mario Sánchez, en el puesto de gominolas y frutos secos. «A ver si el tiempo mejora y hay suerte o la gente se anima a comprar, porque sino…», lamentaba.

Música y gastronomía

Tras los actos más institucionales de la mañana el grueso de gente se concentraba en la campa, donde la presencia de un ambiente más festivo se hacía presente con música, desfiles y buen ambiente como el que reinaba en la caseta de paella del Psoe de Laguna de Duero. «Venimos desde hace más de 30 años y siempre preparamos casi mil raciones de paella, pero este año haremos solo unas 250 porque no esperamos a tanta gente como otros años», lamentaba el lagunero Javier del Pozo, mientras ayudaba a otros 17 compañeros a preparar fogones e ingredientes.

Muy cerca de allí, en la carpa de la Fundación Castilla y León entre vino y queso se celebraron varios actos como la actuación de las Dulzaineras del Duero, un concierto de castañuelas, la lectura de poemas o la proyección de documentales. «Animamos a la gente joven a que venga a disfrutar de Villalar a reivindicar lo que necesitan los pequeños pueblos, a luchar contra la despoblación y a defender nuestra tierra, porque queremos vivir aquí», ha asegurado el joven alcalde del municipio segoviano de La Matilla, Diego Benito. Junto a su grupo de amigos van a disfrutar de conciertos, actuaciones y ambiente. «La juventud debería animarse, llevamos viniendo 5 años y hay muy buen ambiente, igual este año un poco peor por el tiempo pero hay que estar», aseguraban. Con la caja y la dulzaina, los amigos de la Plataforma Segovia Viva tocaron varias piezas de forma improvisada atrayendo la atención del público presente que se iba animando en dirección a la campa donde se animaba un tímido ambiente tras dos años sin un Villalar que ha recuperado su agenda lúdico cultural con más de 23 actuaciones pensadas para todos.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quizás también te interese leer…

Safari por Tierra de Campos

Safari por Tierra de Campos

La empresa Mutatio Shop&Service inició en agosto en Las Cabañas de Castilla rutas de 3-4 horas y baja dificultad con bicis eléctricas por los caminos de Santiago y Lebaniego, Vía Aquitania y Canal de Castilla para observar paisajes y fauna salvaje

leer más