El aumento salarial en los últimos convenios colectivos, del 1,26%, es el más bajo de España

J. Olano

8 de octubre de 2022

Los sindicatos inician movilizaciones para forzar a las empresas a subir los sueldos, «porque las familias no pueden sostener esta situación». «Si se bloquea el consumo, se bloquea la actividad y los trabajadores hemos agotado la paciencia» «Las empresas incrementan el precio de los productos con el único fin de generar excedentes y beneficios».

El ‘otoño caliente’ con el que amenazaban los sindicatos si la patronal no accedía a mejorar los salarios de los trabajadores para combatir la inflación comenzó este viernes con una concentración delante del edificio en el que la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE) tiene su sede. Bajo el lema ‘Trabajo decente’, UGT y Comisiones Obreras congregaron a un centenar de personas para exigir justicia salarial.

Los secretarios provinciales de los sindicatos CC OO y UGT en Palencia, Elena Villamediana y Gorka López respectivamente, justificaron este viernes la convocatoria de estas acciones de protesta por la «cerrazón» de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) a la hora de negociar un pacto salarial trianual con el que hacer frente a los efectos de la inflación. Los sindicatos acusan a la patronal de «no dar su brazo a torcer» para negociar los convenios colectivos.

«Sabemos que se está trasladando al coste de los productos el encarecimiento de las materias primas y que las empresas tienen margen suficiente como para negociar los convenios al alza. Las familias no pueden mantener esta situación en la que estamos», señaló el secretario provincial de UGT, insistiendo en que los salarios «tienen que subir, ese va a ser nuestro empeño para los próximos meses, es decir mejorar las condiciones de vida y de trabajo, pero no solo por una cuestión de justicia social sino también por eficiencia económica. Estamos viendo que si se bloquea el consumo, se bloquea la actividad y en consecuencia, se paraliza el empleo. Los trabajadores hemos agotado la paciencia», subrayó Gorka López durante la concentración frente a la sede de la Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales, en la plaza de los Juzgados.

Por su parte, Elena Villamediana recordó que «ya se advirtió en el mes de julio que si se mantenía el bloqueo por parte de la patronal, llegaríamos a un otoño caliente, y en esta situación estamos. El incremento de los salarios en agosto ha sido del 1,26%, con una inflación que ronda el 10%, y esto es insostenible para los bolsillos de la clase trabajadora de esta provincia», dijo.

La provincia de Palencia ocupa, según los datos del Ministerio de Trabajo, la última posición en cuanto al incremento salarial registrado en los convenios colectivos nuevos que se negociaron y firmaron en el primer trimestre de 2022. No la última de la comunidad, sino el último puesto en todo el país. La media de incremento en los 23 convenios colectivos (de empresa o de sector) que se ratificaron en el primer trimestre es de apenas un 1,23% con un total de 20.000 empleados afectados, pertenecientes a 1.615 empresas, según los datos estadísticos del Ministerio de Trabajo.

«Exigimos un aumento de los salarios sobre todo cuando las empresas incrementan el precio de sus productos con el único fin de mantener los excedentes y los beneficios. Lo único que queremos es que esta crisis no recaiga únicamente sobre la clase trabajadora, como siempre pasa, que arrimemos el hombro todos y que la patronal se siente a negociar», destacó la secretaria provincial de CC OO.

La subida salarial es el principal escollo en la negociación de los convenios, que se prolonga en el tiempo en empresas como Dornier o Aquona. También en el sector del comercio se sigue negociando, y próximamente se abrirán las conversaciones para el convenio del metal, que tiene 3.500 trabajadores. «Pero no estamos dispuestos a soportar ser los paganos de esta crisis», apuntó Villamediana.

La patronal dice que ha hecho un «sobreesfuerzo» por mantener el empleo y amortiguar la inflación

La patronal considera «inadmisible» que el Gobierno haya decidido, «de manera unilateral y a espaldas del diálogo social, donde en estos momentos transcurren las negociaciones para nuevas reformas del sistema público de pensiones», subir un 8,6% las bases máximas de cotización en el marco de los Presupuestos Generales del Estado para 2023. Asimismo, la Confederación de Empresas CPOE quiere advertir de que «aumentar las cotizaciones sociales y depositar una carga aún mayor sobre las empresas es un grave error, pues tendrá efectos nocivos sobre el empleo, en tanto que de esta forma los costes asociados al factor trabajo aumentarán más de un 9%. Las empresas españolas han hecho un sobreesfuerzo durante estos últimos años para mantener el empleo y amortiguar, más en el corto plazo, la escalada de la inflación. Es un nuevo golpe al tejido productivo», según destacó la patronal en un comunicado.

Según una encuesta del Instituto Nacional de Estadística, la ganancia media por trabajador al año más actualizada en España ascendería a 25.165,51 euros al año, un 4,8% más que el sueldo medio de 2018 utilizado para fijar el aumento recomendado para 2023. La ecuación es sencilla: el 60% de dicho salario medio sería 15.099 euros al año, o 1.078 euros al mes en 14 pagas. Esto exigiría un incremento de 78 euros mensuales respecto al actual salario mínimo en España, lo que supondría un incremento del 7,8%.

Por su parte, el secretario de UGT en la comunidad, Faustino Temprano, indicó que estas concentraciones, que se repitieron por las principales capitales de toda Castilla y León y España, son un primer paso contra los empresarios, en un año en el que la media de subida salarial en la comunidad, está en el 2%, cuando el IPC está por encima del 9%, y la inflación subyacente, supera el 6,5%. Temprano reconoció que una subida del 9% como exigencia en las mesas de negociación puede ser «descabellada», por lo que defendió un acuerdo a tres años con subidas asumibles y cláusulas de revisión, al término del periodo. Recordó también que estas subidas permitirán dinamizar el consumo, y se moverá la economía.

Por su parte, el secretario regional de CC OO, Vicente Andrés exigió a la patronal que vuelva a las mesas y establezca una subida «suficiente» con cláusulas de garantías. Al respecto, pidió al menos que se tome de referencia la inflación subyacente y se establezcan «mecanismos de compensación de salarios»para que no haya gran pérdida de poder adquisitivo.

Tras la primera protesta de este viernes se llevarán a cabo asambleas informativas en los centros de trabajo entre el 14 y el 28 de este mes; el siguiente paso será la celebración de una manifestación el 3 de noviembre en Madrid.

Respecto a esta noticia usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás también te interese leer…