Asomamos a noviembre
José María Ruiz Ortega
30 de octubre de 2021

Durante esta madrugada del domingo habrá que retrasar el reloj una hora, de modo que las 3,00 horas de la madrugada se convertirán en las 2,00 horas. Esto ya nos recuerda que entramos en un horario de invierno, en unos días más cortos de luz. Curiosamente se plantea una duda: ¿disfrutaremos de una hora más, o la perderemos? Esta pregunta es habitual cada vez que se acerca este acontecimiento. En el horario de invierno los relojes se retrasan, por lo que en España se disfrutará de una hora más durante la madrugada del sábado al domingo, el último fin de semana de octubre. Es el paso para entrar en noviembre, un mes de inicio festivo, con la festividad de todos los Santos, pero peculiarmente triste por la conmemoración de los difuntos y la llegada del frío.
Se ha puesto de moda celebrar Halloween que significa la víspera de todos los santos, una fiesta pagana de ida y vuelta. Tiene sus raíces en el antiguo festival celta y admitido tradicionalmente en el norte de América. La tradición surge con el fin de espantar a los malos espíritus del mundo de los vivos: es por ello que brujas, fantasmas, muertos, hombres lobo o zombis son tradicionales de esta celebración; junto a las calabazas y la costumbre de los niños de disfrazarse. Yo prefiero seguir celebrando el día de los difuntos, un tiempo litúrgico cristiano dedicado a recordar a los muertos. Por tanto, son festividades culturales totalmente diferentes, con significados y orígenes distintos, aunque se celebren en fechas similares.
En España se encuentra ya totalmente incorporada la celebración de Halloween que es originaria de América y no propiamente española. Estos días, Halloween o la víspera de todos los Santos y el día de los Muertos, me parecen unas festividades conciliadas en un sincretismo cultural y religioso coincidente con las fechas. Recuerdo, mucho antes del Vaticano II, en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre se tocaban las campanas durante la noche. Al final todo tiene su celebración, en ambos casos con alimentos y típicos dulces, huesos de santo, roscos fritos, buñuelos de viento, buñuelos de calabaza, pestiños y castañas asadas. 

Respecto a esta entrada usted puede comentar lo que desee a continuación…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.